La peatonalización de más calles en el centro de la ciudad, en ‘stand by’

Tras un comienzo fulgurante, el proyecto de peatonalización del centro de la ciudad ha aminorado su ritmo. El objetivo, cuando se presentó el plan, era de llegar hasta los 27 kilómetros de calles peatonalizadas en el perímetro entre la Gran Vía, avenida de Mirat, paseo de Carmelitas, paseo de San Vicente y Rector Esperabé
 

0 Comentarios

 La peatonalización de más calles en el centro de la ciudad, en ‘stand by’
La peatonalización de más calles en el centro de la ciudad, en ‘stand by’

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, presentó en su primer mandato como primer edil el Plan de Movilidad y Plan de Gestión de la Ciudad Vieja, que más allá del carril bici, también incluía la peatonalización de todo el centro de la ciudad hasta el año 2020. En 2012 anunció cerca de 27 kilómetros de calles solo para ir a pie o para acceder a los garajes de la zona, en el caso de los residentes. 

Desde entonces, mucho se ha hecho, aunque en la actualidad se encuentra en ´stand by´. Las últimas obras acometidas en este sentido fueron las realizadas en las zonas de Serranos, Rector Tovar, Deán Polo Benito o la zona de Santa Eulalia y Pozo Amarillo hace ya algún año. 

El proyecto de peatonalizar todo lo comprendido entre la Gran Vía, avenida de Mirat, paseo de Carmelitas, paseo de San Vicente y Rector Esperabé tendrá, por tanto, que esperar. Según el plan anunciado en su momento, la siguiente zona será la comprendida entre Ramón y Cajal, plaza de la Fuente y paseo de Carmelitas, además de cerrar el itinerario Quintana, Juan del Rey e Íscar Peyra. 

Siempre pensado a largo plazo, se encuentra también el proyecto de reservar a residentes y transporte público la Gran Vía y la calle Rosario así como los dos cuadrantes restantes al noroeste y suroeste de la zona ejecutada como Crespo Rascón, Peña Primera y plaza de la Fuente, por un lado, y el barrio de San Vicente, por otro. 

Otras actuaciones

Además de este Plan de peatonalización, en los últimos años se han ido implementando otro tipo de medidas destinadas a la circulación de los diferentes vehículos, casi siempre previstas para la seguridad de los peatones. Así, ante la dificultad de aplacar los atropellos en la ciudad, el Ayuntamiento rebajó la velocidad a 30 kilómetros por hora en varias calles, siguiendo las directrices de la Dirección General de Tráfico. 

De hecho, el pasado abril, Alfonso Fernández Mañueco presentó una veintena de medidas entre las que destacaban la colocación de nuevos radares, que también han crecido en los últimos años, y la limitación de velocidad en las calles entre Gran Vía y el paseo de Canalejas. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído