La víctima del intento de homicidio en Fuenterroble a manos de su pareja: “Entendí que de allí no salía. Tengo miedo de que salga de prisión y vuelva a intentarlo”

Por su parte, el acusado asegura que no recuerda nada del momento del suceso porque, según él, había bebido muchas cervezas; pero reconoce que hizo algo “aunque no sé el qué”

La víctima del intento de homicidio en Fuenterroble a manos de su pareja: “Entendí que de allí no salía. Tengo miedo de que salga de prisión y vuelva a intentarlo”
La víctima del intento de homicidio en Fuenterroble a manos de su pareja: “Entendí que de allí no salía. Tengo miedo de que salga de prisión y vuelva a intentarlo”

La Audiencia Provincial de Salamanca, en una sala que no es la habitual para albergar las vistas orales de esta índole, ha acogido en la mañana de este martes, 20 de abril, la primera de las dos sesiones en las que está previsto que se desarrolle el juicio en el que se acusa a un varón de un delito de homicidio en grado de tentativa al apuñalar con un cuchillo en repetidas ocasiones a su pareja en julio de 2019, mientras esta estaba en la cama en el domicilio donde convivían en Fuenterroble de Salvatierra.

Una vista oral en la que el acusado no ha negado en ningún momento los hechos, pero ha asegurado que del momento exacto del suceso no recordaba nada por haber estado bebiendo muchas cervezas ese mismo día: “Sé que hice algo, pero no sé el qué. Me gustaría recordarlo”. Por el contrario, la víctima, su ex pareja que por aquel momento estaban en trámites de separación y que cuentan con dos hijos en común, ha asegurado con rotundidad que no tenía síntomas de estar ebrio: “Estaba perfectamente”, ha afirmado mientras ha mantenido la idea de que en todo momento “tenía planificado matarme. Estuviera bebido o no”.

La vista oral se ha demorado en el tiempo por las extensas aportaciones testificales de acusado y víctima. Unas declaraciones que en conjunto han tenido tres horas de duración y que, por este motivo, y dado el resto de testigos que deben pasar por la sala, puede alargarse este juicio hasta el miércoles.

El Ministerio Fiscal solicita para F.S.M. una pena de prisión de ocho años de prisión, así como una indemnización cercana a los 23.000 euros por las heridas y las secuelas de la víctima. Los hechos se remontan a julio de 2019 cuando el acusado entró en la habitación, según la valoración previa del Fiscal, y le asestó varias puñaladas con un cuchillo a su pareja con la que estaba en trámites de separación.

“El día no fue bueno, perder a los niños… no sé qué me pudo pasar, no lo recuerdo”

F.S.M. ha mantenido durante toda su declaración que no recuerda nada del momento de la comisión de los hechos, aunque sí recuerda momentos previos y posteriores. Ha asegurado que bebió muchas cervezas y que en ningún momento tenía planificado matar a su pareja “¿Cómo voy a pensar en quitarle la vida a la madre de mis hijos?”.

El acusado ha recordado con gran detalle cómo discurrió ese día donde acudió a un abogado y no le dio buenas esperanzas, motivo por el que, según ha contado, bebió más de la cuenta. “Paré en Cuatro Calzadas y bebí algunas cervezas, luego llegué al bar del pueblo y tomé más y al final en casa”.

Asegura que no recuerda haber cogido el cuchillo, “no sé si estaba dormida o no. No sé si entré en la habitación ni qué pudo pasar. No sé si la apuñalé, no lo recuerdo, aunque me gustaría saber qué pasó. Le doy vueltas a la cabeza porque quiero saber qué pasó”.

El acusado ha afirmado que no tenía planeado nada y cuando el representante del Ministerio Fiscal le ha preguntado que por qué lo hizo, él ha contestado: “no lo sé, el día no fue bueno. Perder a los niños… Aunque eso no justifica estos hechos”.

De lo que sí se acuerda es que estaba en la calle y vio sangre en el suelo, “pensé que algo debería haber pasado o había hecho así que fui al centro de salud. En ese momento vinieron los guardias y yo les dije que si había pasado algo había sido yo”.

“Hija de puta, esta noche quedas aquí”

La víctima, por su parte, ha dado una declaración con todo lujo de detalles de aquel día. Ha asegurado que el acusado era muy celoso y controlador. La joven, con la que el acusado se lleva 31 años de diferencia, trabajaba para él, quien llevaba diferentes empresas en varios sectores como el del jamón, pero no estaba dada de alta.

Según su versión de los hechos, la relación empezó a decaer con el nacimiento de su segunda hija: “Cuando tienes hijos cambian muchas cosas”. Ella ha asegurado que decidió poner fin a la relación porque llegó al tope y aguantaba ataques de celos e insultos “Si llevaba un pantalón corto, me pintaba los labios… me decía cosas como que para quién me ponía así. Otras veces me insultaba zorra y cosas de ese tipo”.

La ruptura, según cuenta, fue tres meses antes de los hechos, pero ella decidió intentar hacer una separación calmada para que no se vieran afectados los niños. Sin embargo, el día de los hechos él se enfadó y le dijo que “se iba a quedar con los niños por todos los medios y no los volvería a ver”.

Esa misma noche, él llegó a casa y le entregó la tarjeta de su abogado para que se pusieran de acuerdo con la custodia de los hijos. Ella se marchó a la cama y él se quedó bebiendo algunas cervezas, cinco según la víctima, quien continúa relatando que estaba en la cama hablando con su madre por el móvil porque estaba muy nerviosa. “Le escuché bajar las escaleras a oscuras y pensé que se iba, pero volvió a subir. Encendió la luz de la habitación y le vi con el cuchillo. Me dijo: Hija de puta, esta noche quedas aquí y yo me di cuenta de lo que iba a hacer. Entendí que de allí ya no salía”

La víctima ha relatado los hechos con detalle, ante un varón que “estaba perfectamente. Yo no noté que estuviera borracho. Yo me puse de pie sobre la cama y él se abalanzó con el cuchillo hacia el cuello, lo tapé con mi brazo y luego me pinchó dos veces en el costado y otra por debajo del pecho. En cierto momento se le cayó el cuchillo y logré salir corriendo”.

Iba ensangrentada, según ha contado, y logró llegar a casa de sus padres casi sin poder pedir ayuda “pedí auxilio una vez y me quedé sin aire, no podía. Llegué a casa de mis padres y les dije que cerraran la puerta, porque vi como venía detrás. Después mi padre me llevó al centro de salud y me trasladaron en la UVI a Salamanca”.

La víctima cree que todo lo tenía planificado por otras invitaciones que le hizo para ir solos a una finca que tenía él en el norte de Cáceres: “Me insistió casi obligada, pero mis padres me advirtieron que no me fuera sola. Allí yo creo que ya tenía pensado matarme”.

Por último, la mujer ha confirmado que siente miedo de que el varón salga de prisión “Tengo mucho miedo de que salga de prisión, porque creo que me va a intentar hacer lo mismo. Aunque no hubiera bebido, ya tenía pensando matarme”

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído