Entre los catorce detenidos por la Guardia Civil contra el tráfico de armas en la provincia de Salamanca hay un nombre muy conocido. Según ha podido confirmar SALAMANCA24HORAS fuentes de la Benemérita, se trata de Ángel Rufino de Haro, 'El Mariquelo', el folclorista que cada año sube hasta lo alto de la Catedral en la víspera del Día de Todos los Santos. Su vivienda del barrio de La Vega fue una de las dieciséis en las que los agentes llevaron a cabo un registro en la mañana del martes, encontrando un fusil de asalto CETME.

La relación exacta de El Mariquelo con el caso, en principio, es por tráfico de armas y pertenencia a banda criminal. En el último ascenso a la Catedral se le pudo ver en compañía del presunto cabecilla de la banda de traficantes de armas, M.S.S., de 37 años, quien le cedió las palomas para soltar desde los alto del monumento.

Como ya informara ayer este diario, con motivo de las labores de investigación preventiva de la delincuencia llevada a cabo por el Servicio de Información, dentro del plan Plan Integral de Control de Armas de Fuego, se detectó la posible existencia en la provincia de Salamanca de una red de tráfico y rehabilitación de armas para su venta en el mercado negro. Por tal motivo, hace aproximadamente siete meses se inició la operación denominada 'Operación Gun Man (gánster o pistolero en castellano)'. Una red que trascendía la provincia charra, pues abarcaba también Zamora y Barcelona.

Para cometer los hechos, varios de los detenidos, con profundos conocimientos en la reparación y fabricación de armas de fuego, llevaban a cabo la rehabilitación de las previamente inutilizadas, dejándolas listas para su empleo. Incluso estaban capacitados para la fabricación de armas artesanales como bolígrafos pistola, siendo todas ellas vendidas en el mercado negro. 

Todo un arsenal

Como consecuencia de los registros se obtuvo la incautación, en la provincia de Salamanca, de dos fusiles de asalto CETME, modelo C, y 1 fusil de asalto AK-47 dispuestos para su rehabilitación; una pistola STAR 30-M, con dos cargadores municionados; un bolígrafo pistola, junto con munición del calibre 22, envasado para su venta; una escopeta del calibre 12 con el número de serie borrado; tres pistolas detonadoras; dos chalecos antibalas; una granada de mortero, un silenciador y 1.400 cartuchos metálicos de diversos calibres y diversas piezas de las armas largas y revólveres.

En la provincia de Zamora la Guardia Civil se ha incautado de un fusil de asalto CETME, modelo L, dotado de silenciador y numerosa munición metálica. Mientras, en la provincia de Barcelona se ha intervenido numerosa munición metálica de diversos calibres, además de diversa documentación y material informático para su posterior revisión por los servicios responsables de la investigación.

Los detenidos serán puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Salamanca a lo largo de los próximos días. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído